Museo Historico Nacional

105.



programa
museo
ubicación
Plaza de Armas
Santiago
tamaño
--
equipo
Cristian Contreras
Dino Bozzi
Sylvain Macaux
Matias Espinoza
Maria Jose Gonzalez

El Museo Histórico Nacional se constituye como un espacio continuo y libre. Una serie de relaciones visuales y de desplazamientos que vinculan el museo histórico con la nueva
construcción, generando un nuevo espacio de museo.
Los suelos fundamentales de la propuesta se plantean como
continuidades de aquellos del patio del edificio histórico y de la Plaza de Armas, generando así una vinculación directa con el museo preexistente.
El Patio Histórico es continuidad del suelo de la Plaza de Armas El nivel de suelo acceso como una continuidad del Patio Histórico hacia un Patio Cubierto que alberga la exposición temporal.
El nivel del Corredor del museo histórico continúa a un gran Patio del Corredor.
Todo lo público del Proyecto se ubica en esa continuidad.
Del mismo modo que en el edificio Patrimonial el paso de la Plaza al Patio está mediado por un zaguán, la
propuesta de las nuevas dependencias del Museo Histórico
Nacional juegan con la alternancia entre espacios abiertos y cerrados, claros y oscuros, altos y bajos.
Todas las zonas públicas y de exposición, tanto del Edificio Histórico como del Edificio Anexo, se encuentran en la continuidad de los niveles del Patio Histórico (patio y corredor), facilitando el recorrido público por el Museo.
Las salas del Edificio Patrimonial se destinarán fundamentalmente a exposiciones permanentes y en el
edificio anexo se ubicará la exposición temporal y los programas de extensión. La vida privada del Museo (administración, laboratorios y servicios) se ubica en niveles separados de las zonas públicas.
Las oficinas se concentran en el edificio administrativo, excepto las curatoriales que están en el edificio de servicios en directa relación con los laboratorios, depósitos y salas de exposición.
El Edificio Histórico es considerado la preexistencia de mayor valor, la propuesta del nuevo Edificio Anexo busca ponerlo en realce, mediante:
-­‐la continuación del suelo de nivel patio histórico hacia una sala de exposición.
-la continuacion del nivel corredor historico hacia un nuevo patio-corredor
-­‐una expresión abstracta
-­‐la valoración de su fachada poniente, hoy desescalada por la desaparición del antiguo cuerpo poniente, al entregarle nuevas proporciones y alturas de observación, bajo y sobre el patio del corredor.
El Edificio de Administración, en cambio, es aprovechado en su funcionalidad y racionalidad espacial y material, pasando a ser parte integrante de lo nuevo.
Los requerimientos programáticos del Museo Histórico Nacional seguramente cambiarán con el tiempo.
La propuesta para el Edificio Anexo se hace cargo de esta realidad llevando potenciando al máximo la flexibilidad de uso de todos los recintos, tanto administrativos y de servicios, como muy especialmente los de exposición.
El edificio anexo se plantea como un cuerpo estructuralmente exento respecto del edificio patrimonial, evitando las interferencias entre ambos. Dos grandes vigas habitables alojan los laboratorios y sostienen el patio del corredor, cubriendo la sala de exposiciones transitorias.
La dimensión de estas vigas les permite apoyarse sólo en sus extremos, liberando completamente de estructuras la sala de exposición. Las grandes vigas se sostienen en un plano formado por diagonales de hormigón al oriente, y en el edificio de servicios al poniente.